viernes, 30 de octubre de 2009

LAS RUTAS ATLÁNTICAS

(Mapa de las principales rutas comerciales en la Baja Edad Media)





(Carabela portuguesa con velas latinas)

(Kogge en el puerto de Bremen)

(Reconstrucción de un Kogge)


(Kogge adaptada al uso militar)


El rey Alfonso X había comenzado a planificar e impulsar una primigenia armada castellana. Para ello, creó unas atarazanas o astilleros en Sevilla, así como un barrio de marineros y un cuerpo de oficiales o comitres. Así, ya en el siglo XIV los barcos castellanos estaban en disposición de enfrentarse a los aragoneses en el Mediterráneo y, poco a poco fueron controlando, gracias a las alianzas con Francia, las rutas atlánticas hasta Flandes, entrando en conflicto con La Hansa o con Inglaterra. Así, en el plano militar, y en el contexto de la Guerra de los Cien Años, la armada de Castilla derrotó a la inglesa en La Rochela (1372). Después, el almirante Fernán Sánchez de Tovar saqueaba la isla de Wight y el Sur de Inglaterra. Igualmente destacable fue la figura de Pero Niño, cuya biografía quedó recogida en la obra El Victorial. Este personaje sería el contrapeso del pirata inglés Harry Paye, que incendió y saqueó Gijón y Finisterre, y como castigo sufrió el ataque a sus posesiones en Poole. Faltaban aún dos siglos para lo de la Armada Invencible, pero la rivalidad ya era patente.

En otro orden de cosas, los castellanos llegaron a conseguir el privilegio de tener consulados en Ruán, Nantes, Dieppe y Brujas, ya desde 1336. En estos casos, contaban con una capilla, un prior y dos cónsules, así como almacenes para sus mercancías y un código de derecho mercantil.

Hago esta entrada, únicamente, para reivindicar el estudio de aquella época tan interesante, y de aquellos viajes, que se hacían en las naves que he incluido como imágenes. Se llamaban cocas o Kogges, y eran barcos de unos veinte metros de eslora y siete u ocho de manga. Muy redondeados y fácilmente adaptables al uso militar, eran las mejores naves para afrontar las travesías atlánticas hasta la llegada de las carabelas portuguesas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario