lunes, 30 de noviembre de 2009

JULIO JUAN PÉREZ MARTÍNEZ: IN MEMORIAM

Ayer se nos murió en Rivas-Vaciamadrid, tal y como diría el poeta, un hombre bueno, en el mejor sentido de la palabra.

Y quisiera honrar aquí, desde este pequeño blog, por si alguien lo lee, a Julio Juan Pérez Martínez, el historiador. Porque a lo mejor se le conoce por sus cargos administrativos o por otros actos, pero yo siempre lo recordaré por sus lecciones o, mejor dicho, por sus vivencias de Historia.

Julio era licenciado en Historia Contemporánea e Historia del Arte, y a partir de ahí extendía su saber por cualquier resquicio del conocimiento. Y así lo aplicaba en sus clases, y en sus conversaciones, que podían desviarse por los caminos más insospechados; todos los recorría, porque parecía que ya había transitado por ellos.

Yo tuve la suerte de compartir muchas conversaciones históricas, incluidas las que se referían a la Historia del Real Madrid. Por ejemplo, una de ellas duró todo un trayecto en autobús desde Aranda de Duero a Rivas, ida y vuelta, y al final acabamos lamentando, conductor incluido, la pérdida del espíritu de las remontadas de finales de los setenta, encarnadas en Juanito, Santillana, Stielike o Camacho.

Y fue él el que me inició en la informática, cuando los ordenadores aún no tenían disco duro, convenciéndome de las amplias perspectivas que nos ofrecía a los profesores de Historia. Y el que me enseñó a comentar una película histórica en un Curso de Aptitud Pedagógica, como la del Gatopardo de Visconti, que tantas veces citaba; y el que me hizo saltar del proyector de diapositivas hasta la utilización del portátil y el cañón - decía que, por la cantidad de cañones que teníamos, nuestro Departamento parecía más bien un cuartel de artillería -.

Pero sobre todo, recuerdo cuando siempre me decía que yo era realmente un medieval en comisión de servicio en nuestros días. Nunca, os lo puedo asegurar, me he sentido tan honrado, partiendo el comentario de un digno heredero de los aventureros ilustrados del XVIII, como era él.

Ahora, nos queda mirar a nuestro lado e intentar seguir aprendiendo de tí, porque no es la Historia lo que nos hace sentir más vivos, sino el ejemplo de los historiadores que habéis sabido vivirla. Y por eso, te puedo aplicar los versos de Quevedo:

Tras siempre arder, nunca consumirme;
y tras siempre llorar, nunca acabarme;
tras tanto caminar, nunca cansarme;
y tras siempre vivir, jamas morirme.
Adios, amigo.

7 comentarios:

  1. Gracias Santiago,una vez más solo tú puedes decir tanto en tan poco espacio.

    ResponderEliminar
  2. Le echaremos mucho de menos, Santiago.
    Belén (Concej. Juventud)

    ResponderEliminar
  3. Santiago en primer lugar expresar todo el equipo de Rivashoy nuestras condolencias, Y comentarte que en nuestro diario un padre de un alumno y Hernán, un antiguo alumno han publicado dos posts a Julio Pérez, en la sección sociedad> defunciones. Desde ahí hemos incluído un enlace a tu blog. En Rivashoy tenéis vuestro espacio para rendirle homenaje a vuestro amigo Julio,creeemos que es importante que lo supierais, Un saludo, lo siento.

    ResponderEliminar
  4. GRACIAS, Santiago. Un besazo enorme para todo el IES, que espero que pronto lleve su nombre. Luz )Antigua profesora y siempre vuestra compañera y amiga)

    ResponderEliminar
  5. Es un orgullo haber conocido a Julio y haber aprendido tanto de él, y sé que él está muy orgulloso y feliz de saber que hay gente como tú, Santiago, que vais a prorrogar a lo largo del tiempo sus amplias y conmovedoras vivencias.

    ResponderEliminar
  6. Víctor López dijo...Hola Santiago: Yo también era muy amigo de Julio y el me habló de ti. Yo me enteré tarde de su fallecimiento y no he podido ir a su entierro. Como tú, yo soy profesor de Geografía e Historia y como tú admiraba la bondad de Julio. Para mi fue una persona buena, servicial, bondadosa, de los que dice Brecht que son los imprescindibles. Yo disfruté de su amistad y eso es con lo que me quedo. Julio, tú amigo Víctor, ya tendrá una primera persona a la que dar gracias cuando saque plaza en las oposiciones de 2010. Te lo dedicaré a ti, por tu generosidad y por haber sido sencillamente, mi AMIGO. Yo y todo el que te conoció no te olvidaremos jamás. Vives en lo más íntimo de nuestro corazón.

    ResponderEliminar
  7. No se quien es este hombre, Me ha gustado todo lo que se habla de el, He leido en muchos lugares sobre el, los homenajes, en youtube, en muchos lugares y Q PENA no he tenido la suerte e conocerle...donde he leido sobre el me parecia UN HOMBRE RESUCITADO por su act.itud su valia su enseñaza, su nobleza, su humanidad..etc..Si alguien puede endender el significado de la resuruccion pues aqui hay un ejemplo por que AMIGOS DE EL, cada vez que estais hablando de el, Julio esta resucitando en el corzaon, la mente y el alma de cada uno de vosotros..

    ResponderEliminar