miércoles, 20 de enero de 2010

CARLOS III DE ESPAÑA Y VII DE NÁPOLES






Carlos III de España comenzó su reinado en 1759, para sustituir en el trono a su hermanastro Fernando VI. Pero anteriormente había sido rey de Nápoles durante veinticinco años.

Instalado allí siguiendo los intereses políticos de su madre, Isabel de Farnesio, segunda esposa de Felipe V, Carlos reinó con el título de Carlos VII, aunque en Italia se le conoce, llanamente, como Il Borbone.

Durante su mandato, entre otras cosas, comenzaron las excavaciones de Pompeya y Herculano, así como de la ciudad de Phaestum. Pero la huella más visible de su paso por Italia aún puede admirarse: el palacio o reggia de Caserta. Diseñado por Gian Luca Vanvitelli es una expresión patente de la representación del poder absoluto de un monarca del siglo XVIII.

Cuando regresó a España trajo consigo un completo equipo de colaboradores que habían trabajado para él en el reino de Nápoles, así como obreros especializados de Capodimonte, que compusieron la Real Fábrica de Porcelanas del Buen Retiro. Todo, con la ilustrada determinación de procurar el progreso de las artes, las manufacturas y el comercio de España. Y si hubiera podido ser, para que sus súbditos vivieran mejor. ¡Qué poco conocía a los grupos privilegiados!.

Doscientos cincuenta años después, George Lucas utilizó el palacio de Caserta para rodar algunas secuencias de La Amenaza Fantasma, convirtiéndolo en el palacio de la reina Amidala en Naboo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario