domingo, 3 de octubre de 2010

Al-Andalus: Arte y cultura.



La religión afectaba todas las actividades y la moral de la sociedad andalusí. Con todo, el pensamiento religioso de los habitantes de Al-Andalus fue casi siempre moderado, con las excepciones de los inicios del califato y de las invasiones norteafricanas, y en muchos aspectos puede hablarse de una separación entre religión y valores sociales.

La lengua oficial era el árabe, aunque la influencia latina convirtió el árabe andalusí en una lengua llena de características propias. Mientras, los mozárabes y muladíes continuaron usando el latín, y luego la lengua romance. En cualquier caso ambas lenguas fueron conocidas y usadas indistintamente. En cuanto a la literatura y otros saberes, el máximo esplendor llegó en tiempos de Al-Hakem II, aunque su influencia es palpable, hoy en día, en muchas palabras y expresiones del castellano.

Las máximas figuras fueron, entre otras, Ibn Rus o Averroes, médico cordobés, matemático, médico y filósofo; los poetas Ibn Gabirol, Ibn Hazm; el historiador Ibn Jaldún; el filósofo Maimónides; el enciclopedista Abulcasis, que reunió el saber quirúrgico y médico en una obra que fue traducida al latín,...

Sin duda, la cultura andalusí destacó sobre todo en el terreno científico. El contraste con el panorama que ofrecía en esas fechas la ciencia en el mundo cristiano es abrumador. Un ejemplo, Al-Ándalus fue la vía a través de la cual se difundió hacia el resto de la cristiandad europea el sistema de numeración de origen indio que terminó sustituyendo a la numeración romana. También es destacable la labor de arquitectos e ingenieros, que incorporaron los conocimientos adquiridos en las tierras conquistadas. Así, es reseñable la red de obras hidráulicas destinadas al riego, abastecimiento de agua o transformaciones mediante aceñas o molinos harineros, batanes, acequias y presas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario